REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
19 | 10 | 2017
   

Letras, libros y revistas

JACH el radiólogo en un Breve tiempo del imposible


Citlali Ferrer

“El radiólogo se pone su delantal, va detrás de un muro, acciona la máquina, se esmera en tomar una y otra placa para encontrar dentro de los cuerpos, aquello que pueda ofrecer algún indicio. Él sabe que en realidad no existe sentido, aun así, de modo meticuloso realiza su trabajo”.
No ha dejado de llover, así son las lluvias de agosto y hoy al terminar de leer: Breve tiempo del imposible de JACH, confieso que pocas veces me he sentido tan cerca de la saudade, abrió una rendija y de golpe entró. JACH y su compulsión por escribir, JACH y el río ulterior de la memoria. JACH y el tic tac de un reloj. JACH y sus pelirrojas. JACH y el Cromañón y los golpes secos. Dominique. La lluvia. La noche. La amistad. JACH y la Ciudad de la eterna primavera.
No le interesan las anécdotas, ya que se centra en los personajes y son ellos los que nos comparten a partir de su carácter todas sus tribulaciones. JACH es un narrador fáustico que disfruta llegar a la última consecuencia. No le interesan las anécdotas, insisto, quizá porque la realidad igual que la ficción es una invención individual.
En este libro es posible estar ante los delirios del autor y también observar sus maniobras estilísticas en la manufactura de cada uno de los cuentos aquí reunidos. Su prosa es poderosa y fluye hasta devastar su lecho.
JACH experimenta con la forma pero atiende el fondo. Jamás se queda en lo superficial o banal, eso no existe en su imaginario. Sobresale la metaficción, en particular la idea de renovar al lector, de desvelarle que no es lo que uno cree ver, sino que siempre hace falta una radiografía para entender el cuerpo.
Y son precisamente los cuerpos, más allá de ser objetos de deseo, contenedores de ideologías, de filosofías y de impulsos vitales: sexo. JACH hace planteamientos arquetípicos y logra así obras cerradas porque el lector se reconocerá en estas historias.
“El radiólogo termina su labor. Apaga la sala. Y será usted o usted o usted quien interprete cada una de estas radiografías”.

*Breve tiempo del imposible, Ed, Cal y Arena, 2016