REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
28 | 04 | 2017
   

Confabulario

El loco propósito de existir (III)


Nezahualcóyotl Luna

Poemas y canciones

Existencias
La rosa del viento
se vuelve a llevar
mi alma incrustada
en la libertad
Mi tiempo no espera
el mundo cae
tal vez sólo intenta
el día comprender
Mi angustia se pierde
con la oscuridad
regresa en deseo
con el despertar
El cielo es tan solo
la buena intención
de pedirle al diablo
una tentación
La moral nos dicta
lo que en realidad
al hombre avergüenza
por siempre ignorar.
1990

Resignación no. 3

Tal vez debes pensar
que la vida debe pasar
seguir muriéndote en el suplicio
del fin de la primavera
y cómo pisar más fuerte
hablar más fuerte
llorar más fuerte
para no oír su risa
quizá burlándose de ti.
Ahora tu rostro es ella
pues de tanto que has muerto
cuando no la sientes contigo
de alguna manera esa muerte
te ha descompuesto la cara
y se ha unido en tus gestos
y en tus ojos esperando que llegue
la dulce mentira
que nunca te cansarás de aguardar.
1989


Naufragio

¡Ay, náufrago del alma!
ayúdame a pasar por encima de las olas
no dejes que me ahogue
la mar que es su boca.
1989


Hoy
Hoy no vino el amanecer
tal vez está perdido
en algún alma inquieta
que le abrió las puertas
Hoy, esas nubes de hierro
cercaron más mi cielo
se echaron sobre el día
intentando asfixiarlo
Me quedé inmerso
atrapado en todo el tiempo
que con ayuda del alma
involucra mi corazón con la locura
Fue esa traición... pero
antes que ella fue la gloria
quién se negó a subir
los peldaños de la paz
de la infinita tranquilidad
que duerme todavía
esperando el beso redentor
que rompa su esclavitud.
1989


Esperanza

Muere el pez, muere la lluvia
muere el viento en los ramajes
¿por qué toda esta inmundicia
pronto no ha de terminarse?
1988


Despecho

¡Qué bueno que te largaste
falsa preciosidad negra!
ahora púdrete en esa indiferencia
que tan bien conoces
quédate dibujada
en ese frío cristal
con que me cortaste
todas las venas
desangrándome solo
pensando en tu boca
que aún me devora.
1988


Compensaciones

Ella se fue ayer
como quizá te hubieras ido tú
¿y qué le dirías?
¿con qué cara objetarías?
acaso que no hay un sol
uno solo que los alumbre juntos
que no habrá más senderos
para caminar tomados de la mano
ni su boca creando crepúsculos
ni tus manos en su cuerpo
no habrá paz...
pero tampoco habrá más mentiras
ni falsas promesas
ni hipocresía tierna.
1988


Condenado

Ya no hay perdón para mí
todos los caballos de mar se quemaron
con el fuego de mi odio
solo quedan moscas en los pantanos
agujas en lugar de yerbas
lodo en lugar de flores.
Ahora llegó el silencio
cubriendo con su gris manto
mi cuerpo y tapando mi boca
ya no tengo ventanales
para mirar triste su rostro
a través del cristal sucio de vaho.
1989


Epílogo

Y aunque arranque
todas las piedras
y me pinte la cara
con sangre de otra
y entienda embrutecido
todo el silencio
y suplique inútilmente
no más tormento
te seguiré queriendo.
1989


En la orilla de la playa
estaba tendida acariciando las olas
que apenas llegaban a besar su piel.
Vestido de cangrejo me acerqué
lentamente alojándome
cuando estuve muy junto a su cuello
se deshizo como escultura de arcilla
todos los minúsculos granos
se desvanecieron lentamente
juntándose todos a la arena
y en ellos yo también me enterré
intentando llenarme de ella
pero más rápida que yo
se transformó en pececito
y se fue nadando a contracorriente.
1989


Este abandono en que me deja tu falta
sólo lo puedo arrancar
cerrando los ojos
y pensando en tu boca
tu cuerpo derramando flores
en la comunión de los dos
rezando nuestro propio cielo.
1989


Como el humo

En una pequeña hoguera
tus cartas puse a quemar
en el fuego de las letras
fui perdiendo mi ansiedad
Tus detalles, tus locuras
nuestras treguas sin final
la esperanza de entendernos
en cenizas fue a quedar
Y se fueron los recuerdos
como el humo
y estuvieron convertidos
como el humo
luego se fueron perdiendo
como el humo
se me fueron diluyendo
como el humo.
Suspendido en una cuerda
nuestro mundo inquieto está
que tendimos en intentos
de atrapar la identidad
De saber que de esa cuerda
depende la realidad
sueño que prende el planeta
una pira universal.
Y se fueron los recuerdos...
1990