REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
25 | 03 | 2017
   

Letras, libros y revistas

Con-versatorias, de Ricardo Venegas: un libro abierto


Marisa Trejo Sirvent

El libro Con-versatorias. Entrevistas a poetas mexicanos nacidos en los 50, publicado por Ediciones Eternos Malabares, el Instituto Nacional de Bellas Artes, la Secretaría de Educación Pública y el Consejo Nacional para las Culturas y las Artes y la Secretaría de Cultura de Morelos (2013 y 2014), en dos tomos, bajo la coordinación del escritor Ricardo Venegas no es solamente un libro de entrevistas, es una obra que podríamos describir como un libro abierto e innovador que conjunta varios géneros. Es en principio, producto del esfuerzo, la investigación y la atinada selección de Ricardo Venegas, por tanto, es un libro cuyo tablero de rostros fue delineado a profundidad por su propio coordinador, un poeta.
Ricardo Venegas (San Luis Potosí, S. L. P., 1973) y radica en Cuernavaca, Morelos. De acuerdo a su ficha biográfica

“… Estudió Letras Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM y la Maestría en Literatura Mexicana en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, BUAP, aprobado con Mención Honorífica. Textos suyos han aparecido en una veintena de revistas latinoamericanas, en los periódicos Crónica, El Financiero, Excélsior (en los suplementos El Búho y Arena) y en La Jornada Semanal (suplemento del diario nacional La Jornada), en donde publica su columna “Bitácora bifronte”. Su trabajo ha sido incluido en innumerables antologías. Es autor de los libros de poesía El silencio está solo (Eternos Malabares, 1994), Destierros de la voz (La Hoja Murmurante, 1995), Signos celestes (Fondo Editorial Tierra Adentro, 1995), Caravana del espejo (Instituto de Cultura de Morelos, 2000), La sed del polvo (Eternos Malabares, 2007), Turba de sonidos (Ediciones La Rana, 2009); también es autor de Escribir para seguir viviendo (Universidad Autónoma del Estado de Morelos, 2000) y Sendas de Garibay: memoria, espíritu y astucia (Coed. Eternos Malabares/Conaculta, 2010), el primero de entrevistas con Ricardo Garibay y el segundo de ensayos sobre la obra del novelista. También de Con-versaciones, entrevistas a poetas de los 50 (Conaculta/Inba/Sep/ Ediciones Eternos Malabares, 2013), Estaciones bajo el volcán, antología de la reciente poesía morelense, (Conaculta/Inba/Sep/ Ediciones Eternos Malabares, 2013) y La sed del polvo, antología poética 1995-2013 (Conaculta/Inba/Sep/ Ediciones Eternos Malabares, 2013). Ha sido becario del Instituto de Cultura de Morelos (1997-1998), del Centro Mexicano de Escritores, bajo la tutoría de Carlos Montemayor y Alí Chumacero (2003-2004) y del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (2005-2006). En 2008 obtuvo el Premio Nacional de Poesía Efraín Huerta” (La revista La Otra, 2013, p.1).

El libro que reseñamos es en sí muchas cosas. Es también un puente entre los autores y sus lectores. Ricardo Venegas, el artífice de esta selección de autores, entrevistas personalizadas e investigación sobre cada uno de los escritores, afirma que “a las nuevas generaciones les interesa conversar con los poetas que les anteceden, también los lectores quieren saber de nuevos autores –aunque desde antiguo se diga que la poesía no tiene público-. En el vasto universo de la poesía mexicana, este volumen se ofrece como un puente por el que los interesados en la poesía pueden acercarse a uno de los momentos más vigorosos de su historia en México" (Venegas, 2013, p. XIV).
Insisto, este libro es muchas cosas. No es un conjunto nada más de entrevistas. Es también una conversación sumamente amena con poetas de la Generación de los 50, cuya denominación se atribuye a Arturo Trejo, en su artículo “Nombrar la Luz”, según consigna el mismo Ricardo Venegas en esta publicación.
El primer tomo lo conforman entrevistas a autores la mayor parte muy conocidos y reconocidos como: Efraín Bartolomé, Eduardo Hurtado, Maricruz Patiño, Alberto Blanco, Mario Calderón, Claudia Posadas, Víctor Manuel Cárdenas, Eduardo Casar, Adolfo Castañón, Luis Cortés Bargalló, Eduardo Langagne, Pura López Colomé, Ramón Bolívar, Josú Landa, Ricardo Castillo, Vicente Quirarte, Enrique López Aguilar, Fabio Morabito, Verónica Volkow, Aglae Margalli, Javier Sicilia, Francisco Torres Córdova, Arnulfo Vigil, Jorge Esquinca, Víctor Toledo, Juan Domingo Argüelles, José Ángel Leyva, Víctor Hugo Piña Williams, Francisco Segovia, Tedi López Mills, José Javier Villarreal y Lina Zerón.
Éste también es un libro de conversaciones entre escritores pues también participan haciendo entrevistas: JD Victoria, Eduardo Hurtado, Patricia Real Santa Cruz, Leticia Luna, Claudia Posadas, Eduardo Estala Rojas, Jair Cortés, Kenia Kano, Jeremías Marquines, Luis Vicente Aguinaga, Ricardo Ariza Jaimes, Leticia Romero Chumacero, Enzia Verduchi, Armando Alanís Pulido, Armando Alonso, Ramón Peralta, Itzel A. Sosa, Alejandro Campos Oliver y el mismo Ricardo Venegas.
En el segundo tomo encontramos entrevistas con los siguientes autores: Carmen Boullosa, Héctor Carreto, Sandro cohen, Neftalí Coria, Margarito Cuéllar, Jorge Humberto Chávez, José María Espinasa, Agustín García, Laura Elena González, Ethel Krauze, Eduardo Milán, Myriam Moscona, Juan José Ortiz García, Blanca Luz Pulido, Lucía Rivadeneyra, Silvia Tomasa Rivera, Bernardo Ruiz, Marisa Trejo Sirvent, Alejandro Sandoval Ávila, Marianne Toussaint y Minerva Margarita Villareal. En este tomo, el realizador de las entrevistas es exclusivamente Ricardo Venegas.
Este libro es también una especie de tratado de arte poético sin haber tenido quizás el afán de que lo fuera. Es una especie de manual de cómo acercarse al género poético, qué piensan los autores, cuál es su definición de poesía. Jair Cortés señala atinadamente que
“…todos los poetas incluidos en Con-versatorias… exponen, por medio de amenas entrevistas, sus ideas acerca de la poesía, sus motivaciones, incluso sus dudas. Con-versatorias… es un testimonio, un manifiesto o quizá un conjunto de poéticas que, al publicarse en un mismo volumen, nos revelan gran parte de las raíces, tronco, ramas, hojas y frutos del enorme árbol de la poesía mexicana bajo cuya sombra leemos y existimos” (Cortés, 2013, online).
De esta manera, se puede considerar que este libro es también un libro de poesía. Efraín Bartolomé, por ejemplo dice, al responder la pregunta ¿Qué te ofrece el sureste al alma del poeta Efraín Bartolomé?:
“En lugar de esas monedas de cobre teníamos el oro real: el privilegio de vivir en el Edén, en el Paraíso, en Galaad, con todas las muestras del avasallante poder generador de la Gran Madre: rodeados, acosados, abrumados por una vegetación lujuriosa y lujuriante; y agua y agua y agua por todas partes: manantiales, arroyuelos, arroyos, ríos, pozas, charcos, pantanos, atascaderos: agua viva y agua muerta. Pero siempre agua dulce. Y sol. Y viento. Y Lluvia. Y nubarrones. Y rayos. Y tormenta. Y ventisca. Y norte. Y Luna. Y cerros imponentes. Y fuego sobre esos cerros en la espesa negrura de la noche, en los meses en que se preparaba la tierra para siembra. Dios o el diablo ensayando su rabiosa caligrafía fosforescente bajo el esplendor violento de la noche magnífica” (Venegas, 2013, p. 25).
Este libro también es prosa y el lector irá descubriendo poco a poco a través de cada entrevista, a qué género pertenece cada fragmento, no todo es diálogo y conversatorio. Octavio Paz señalaba que:
“La forma más alta de la prosa es el discurso, en el sentido recto de la palabra. En el discurso las palabras aspiran a constituirse en significado unívoco. Este trabajo implica reflexión y análisis. Al mismo tiempo, entraña un ideal inalcanzable, porque la palabra se niega a ser mero concepto, significado sin más. Cada palabra —aparte de sus propiedades físicas— encierra una pluralidad de sentidos. Así, la actividad del prosista se ejerce contra la naturaleza misma de la palabra” (Paz, p. 6).

Es también una puerta abierta al pensamiento filosófico de los poetas. Dice Javier Sicilia:
“Soy un poeta que no puede escribir sin métrica. No he alcanzado a conquistar la rigurosa libertad que me permite escribir eso que equivocadamente llaman “verso libre”. El verso libre, en el sentido en que lo entienden nuestros contemporáneos, como el ejercicio de un capricho no existe. Lo más difícil es conquistar la libertad del verso libre, porque lo más difícil es ser verdaderamente libre. La verdadera libertad es inseparable del extremo rigor”.

Este libro es preceptiva, elocución y notas que uno puede tomar sobre Retórica, sobre autores, sobre teóricos de la literatura.
Quiero decirles, finalmente, que en él se escuchan las voces de los autores convocados. Hugo Gutiérrez Vega afirma en el prólogo:

“Tiene el lector en sus manos un libro esclarecedor de muchas pautas que unen a los miembros de la generación de los cincuenta. Voces que responden a su tiempo histórico, pero que tienen una personalidad intransferible. La selección es muy acertada y los diálogos tienen una notable viveza y una gran espontaneidad. A todos los une el amor por la palabra y la búsqueda de los heroísmos del sentimiento, del pensamiento y de la expresión de la definición diazmironiana” (Venegas, 2013, p. XII).

Referencias:
Cortés, J. (2013). “Poetas que entrevistan a poetas”. La Jornada Semanal, 954. Recuperado de http://www.jornada.unam.mx/2013/06/16/sem-leer.html
Paz, O. (online). El arco y la lira. Recuperado de http://www.ecfrasis.org/wp-content/uploads/2014/06/Octavio-Paz-El-arco-y-la-lira.pdf
Venegas, R. (Coord.) (2013). Con-versatorias. Entrevistas a poetas mexicanos nacidos en los 50. México: Ediciones Eternos Malabares/INBA-SEP-Conaculta/Secretaría de Cultura de Morelos. .
Venegas, R. (2013). Ricardo Venegas, México, 1973. Revista La Otra. Recuperado de http://www.laotrarevista.com/2014/01/ricardo-venegas-mexico-1973/